Nosotrosylosotros's Blog

by Adriana

Buen día

Otro primer día de trabajo. Y es que ya me he acostumbrado a ir dando tumbos de trabajo en trabajo. Hoy comencé mi tercer trabajo en 6 meses. No es porque sea una trabajadora inconsciente o porque no cumpla o no rinda, simplemente la precariedad se convierte en el pan de cada día. Cierto es que en estos seis meses he mejorado mis condiciones laborales, de forma cronológica. Empecé de “becaria”, aunque no hacía ni trabajo de becaria, ni horas de becaria ni tengo la no-formación ni la edad de becaria, sino de una trabajadora de pies a cabeza. Además ni siquiera tenía contrato de becaria, NO tenía contrato. En esta primera empresa de traducciones no quisieron pagarme las dos primeras semanas, eran de “prueba” y era “formación” que me beneficiaba a mí. No pude callar más y les dije que a mi el metro me costaba dinero y que mi “formación” les estaba suponiendo a ellos unos BENEFICIOS, por lo tanto debíamos llegar a un acuerdo. Me pagaron lo justo para el alquiler. Ahí ya sabía que no dudaría en esa empresa, donde los empleados recuperaban las horas que dedicaban para ir al médico y no les pedían el aumento de sueldo correspondiente desde hacía 4 años. Al final conseguí un “contrato” de 3 meses pero de 12 HORAS a la semana cuando yo hacía 25 HORAS. Así ellos pagaban menos a la seguridad social. El resto que me correspondía cada mes lo pagaban en negro, como la mayoría de los trabajos que hacían. Resultado: no renovación de contrato (yo me negué a recuperar las horas que necesité para ir al médico, como el convenio respaldaba) y con un número insignificante de horas trbajadas con las cuales (apenas) alcanzo (en mi vida) a UN mes y medio cotizado….

Entonces, si trabajo así, si no podemos trabajar, ¿cómo vamos a cotizar?

En el segundo trabajo las condiciones mejoraron. Hubo contrato (3 meses) y trabajábamos en la calle de pie. Al mes encontré  mi actual trabajo.

Mi presente y tercer trabajo consta de más horas y más salario, algo más acorde con la ciudad de Barcelona. Trabajo en la Rambla y mis compañeras son unos encantos. Por ahora, con eso me conformo. Sigo viendo a mis vecinos de trabajo de Pakistán, vendiendo “pitos” y esquivando a la policía. Mi madre tenía razón. El inicio es duro y siempre tendré tiempo de trabajar en mi ámbito. Inshallah.

Anuncios

abril 4, 2011 - Posted by | Uncategorized |

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: